Jueves, 30 de Marzo 2017
Imprimir

Alergia al Látex

El látex es una sustancia lechosa y fluida que se extrae del árbol tropical Hevea brasiliensis y cuyo uso está muy extendido debido a sus cualidades: resistencia, flexibilidad e impermeabilidad, que hacen del látex el material idóneo para fabricar caucho, material clínico, juguetes, etc.


Tipos de alergia al látex

Existen dos tipos de alergia al látex: una inmediata y otra retardada.

La alergia inmediata se debe a la existencia de anticuerpos frente a las proteínas del látex natural y su mecanismo y síntomas son parecidos al de otras alergias a proteínas vegetales. Al entrar en contacto con el látex, la reacción puede producirse de manera muy rápida e intensa provocando síntomas que pueden ser leves como es el caso de la hinchazón, enrojecimiento y picor en el área de contacto (manos, boca), o más graves con hinchazón de la cara, edema conjuntival, rinitis, asma, urticaria generalizada e incluso puede producirse un shock anafiláctico.

En la reacción retardada, sin embargo, los síntomas de deben a la reacción frente a los aditivos químicos que se asocian al látex en la fabricación del caucho. Los síntomas suelen limitarse a manifestaciones locales en la piel y aparecen entre las 6-48 horas después del contacto.

La reacción retardada es la más común de las alergias al látex y en muchos casos de alergia inmediata existen antecedentes de alergia retardada, ya sea a los aditivos del látex o bien a otros contactantes tales como metales, cemento, etc.

Curiosamente, las personas alérgicas al látex pueden presentar síntomas al comer patata cruda o algunas frutas tropicales como el plátano, el aguacate, el kiwi o ante la presencia de un ficus. Esto se debe a que en estos alimentos o plantas hay proteínas comunes con las del látex.

Cualquier persona que entre en contacto con el látex puede sensibilizarse, pero la probabilidad de desarrollar alergia al látex está influida de manera importante por la frecuencia de su contacto. Por ello son especialmente susceptibles de desarrollar alergia al látex los trabajadores sanitarios, los niños con espina bífida o anomalías urinarias congénitas, por la cantidad de operaciones a los que son sometidos, los adultos que utilicen preservativos, los niños con alergia a los alimentos antes citados, que pueden presentar síntomas al hinchar globos y las personas dedicadas a la limpieza y que utilizan guantes de látex con frecuencia.

El látex lo encontramos en multitud de objetos de uso cotidiano: en las bandas elásticas de la ropa interior, en los bañadores, en los abrigos y botas impermeables, chupetes, tetinas, globos, muñecos para los niños, en el pegamento de los sobres, etc. Pero donde más lo encontramos es en el material sanitario: guantes, catéteres, drenajes, vendajes elásticos, endoscopios, etc.


Tratamiento de la alergia al látex

El mejor tratamiento en los casos de alergia al látex consiste principalmente en evitar cualquier tipo de contacto con objetos que lo puedan contener. Los síntomas leves y locales suelen tratarse con antihistamínicos. Si los síntomas no ceden se debe acudir a un centro sanitario.

Es recomendable para los pacientes con alergia al látex llevar siempre consigo antihistamínicos y, si se es muy sensible, puede estar indicado el llevar también adrenalina para auto-administración en caso de reacción alérgica grave que pueda poner en peligro la vida del paciente. En cualquier caso, se debe avisar siempre al personal sanitario de su condición de alérgico al látex ante cualquier intervención diagnóstica o terapéutica. Es recomendable también llevar alguna identificación por si ocurriera un accidente.

Existe una vacuna para alérgicos al látex, que está indicada en los casos en los que la evitación no es posible, como en algunos casos de exposición laboral a látex.